Tu sei qui

Simulazione della Quarta Prova di Spagnolo degli Esami di Stato del Liceo Classico Internazionale

red - Di seguito viene proposta una simulazione della quarta prova di Spagnolo degli Esami di Stato del Liceo Classico Opzione Internazionale.

OPCIÓN A - CANCION DEL ESPOSO SOLDADO 

He poblado tu vientre de amor y sementera, 

he prolongado el eco de sangre a que respondo 

y espero sobre el surco como el arado espera: 

he llegado hasta el fondo. 

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos, 

esposa de, mi piel, gran trago de mi vida, 

tus pechos locos crecen hacia mi dando saltos 

de cierva concebida. 

Ya me parece que eres un cristal delicado, 

temo que te me rompas al más leve tropiezo, 

y a reforzar tus venas con mi piel de soldado 

fuera como el cerezo. 

Espejo de mi carne, sustento de mis alas, 

te doy vida en la muerte que me dan y no tomo. 

Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas, 

ansiado por el plomo. 

Sobre los ataúdes feroces en acecho, 

sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa 

te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho 

hasta en el polvo, esposa. 

Cuando junto a los campos de combate te piensa 

mi frente que no enfría ni aplaca tu figura, 

te acercas hacia mi como una boca inmensa 

de hambrienta dentadura. 

Escríbeme a la lucha siénteme en la trinchera: 

aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo. 

y defiendo tu vientre de pobre que me espera, 

y defiendo tu hijo. 

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado, 

envuelto en un clamor de victoria y guitarras, 

y dejaré a tu puerta mi vida de soldado 

sin colmillos ni garras. 

Es preciso matar para seguir viviendo. 

Un día iré a la sombra de tu pelo lejano. 

Y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo 

cosida por tu mano. 

Tus piernas implacables al parto van derechas, 

y tu implacable boca de labios indomables, 

y ante mi soledad de explosiones y brechas, 

recorres un camino de besos implacables. 

Para el hijo será la paz que estoy forjando. 

Y al fin en un océano de irremediables huesos 

tu corazón y el mío naufragarán, quedando 

una mujer y un hombre gastados por los besos. 

COMENTARIO 

1. Enuncie el tema y resuma el texto. (2 puntos) 

2. Analice y justifique la estructura interna y externa del texto. (2 puntos)

CUESTIONES 

1. Tradición y vanguardia en la poesía de Miguel Hernández. (5 puntos) 

2. Elija una de las siguientes cuestiones: (1 punto) 

a) Analice la deixis personal en el texto. 

b) Escoja cuatro palabras del texto y forme su antónimo. 

OPCIÓN B 

La idea de la muerte llega siempre con paso de lobo, con andares de culebra, como todas las peores imaginaciones. Nunca de repente llegan las ideas que nos trastornan; lo repentino ahoga unos momentos, pero nos deja, al marchar, largos años de vida por delante. Los pensamientos que nos enloquecen con la peor de las locuras, la de la tristeza, siempre llegan poco a poco y como sin sentir, como sin sentir invade la niebla los campos, o la tisis los pechos. Avanza, fatal, incansable, pero lenta, despaciosa, regular como el pulso. Hoy no la notamos; a lo mejor mañana tampoco, ni pasado mañana, ni en un mes entero. Pero pasa ese mes y empezamos a sentir amarga la comida, como doloroso el recordar; ya estamos picados. Al correr de los días y las noches nos vamos volviendo huraños, solitarios; en nuestra cabeza se cuecen las ideas, las ideas que han de ocasionar el que nos corten la cabeza donde se cocieron, quién sabe si para que no siga trabajando tan atrozmente. Pasamos a lo mejor hasta semanas enteras sin variar; los que nos rodean se acostumbraron ya a nuestra adustez y ya ni extrañan siquiera nuestro extraño ser. Pero un día el mal crece, como los árboles, y engorda, y ya no saludamos a la gente; y vuelven a sentirnos como raros y como enamorados. Vamos enflaqueciendo, enflaqueciendo, y nuestra barba hirsuta es cada vez más lacia. 

Empezamos a sentir el odio que nos mata; ya no aguantamos el mirar; nos duele la conciencia, pero ¡no importa!, ¡más vale que duela! Nos escuecen los ojos, que se llenan de un agua venenosa cuando miramos fuerte. El enemigo nota nuestro anhelo, pero está confiado; el instinto no miente. (...) Cuando huimos como las corzas, cuando el oído sobresalta nuestros sueños, estamos ya minados por el mal; ya no hay solución, ya no hay arreglo posible. Empezamos a caer, vertiginosamente ya, para no volvernos a levantar en vida. 

Quizás para levantarnos un poco a última hora, antes de caer de cabeza hasta el infierno... Mala cosa. 

(Camilo J. Cela, La familia de Pascual Duarte)

COMENTARIO 

1. Enuncie el tema y resuma el texto. (2 puntos) 

2. Analice y justifique la estructura interna y externa del texto. (2 puntos) 

3. Realice el comentario estilístico y crítico del texto. (5 puntos) 

CUESTIONES 

1. A partir del texto, sitúe a Cela en la novela española posterior a la guerra civil. (5 puntos) 

2. Elija una de las siguientes cuestiones: (1 punto) 

a) Señale dos perífrasis aspetuales del texto y coméntelas. 

b) Escoja cuatro adjetivos del texto y forme su antónimo.

rss facebook twitter google+

Categorie news